Plan para la lucha contra el paro de larga duración

Plan para la lucha contra el paro de larga duraciónMás de 3,3 millones de personas que llevan un año en desempleo. De ellas, 2,3 millones que llevan dos o más años en paro. Todo ello bajo el contexto de escasa calidad del empleo que se crea, una disminución de las prestaciones por desempleo y la caída en picado de la tasa de cobertura.

Este es el panorama que describe la Unión General de Trabajadores en su informe “Propuestas de UGT para la lucha contra el paro de larga duración” presentado por el Secretario de Acción Sindical de la organización, Toni Ferrer, y la economista del Gabinete Técnico Confederal, Ana Viñas, que han puesto de manifiesto la realidad de uno de los graves problemas del desempleo en nuestro país, los parados de larga duración.

En este sentido, el informe refleja cómo el perfil del parado de larga duración sería un hombre o una mujer mayor de 45 años y sin estudios secundarios. Un desempleo que condiciona mucho la vida de las personas. La renta de las familias desde 2009 ha descendido un 13%, situándose lejos de la Unión Europea y fomentando la desigualdad y la pobreza.

También está disminuyendo la protección por desempleo, de tal forma que de cada 100 inscritos en el registro, solo 55 reciben una prestación, cuando esta tasa, en 2010, era 20 puntos superior.

Para hacer frente a esta situación y conseguir reducir los niveles de los parados de larga duración así como una mayor protección para este colectivo, las intervenciones deben giran en torno a tres ejes fundamentales: 

1) Protección por desempleo. Que todos estos desempleados tengan una garantía de ingresos mínimos vinculada a las políticas activas. El sistema de protección ha fracasado en esta crisis y ha generado más pobreza y desigualdad. Hay que revisar el sistema para recuperar prestaciones desaparecidas en el periodo de crisis durante los ajustes presupuestarios (como el subsidio para mayores de 45 años), así como revisar los criterios de las existentes, que son muy rígidos y se han demostrado y insuficientes.

2) Políticas activas. Cuantos más desempleados hay, menos se invierte en los últimos años. Hay que potenciar estas políticas y adaptar la dotación presupuestaria a las condiciones reales del mercado laboral. Para ello, UGT propone destinar a su mejora la mitad de los fondos que se obtengan anualmente de la lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida, consiguiendo así más que duplicar los recursos destinados actualmente a políticas activas y aproximarlos a los estándares europeos. 

El desarrollo del Plan exige mejorar los Servicios Públicos de Empleo para atender a los desempleados de larga duración. Se propone un aumento de la dotación presupuestaria de los Servicios Públicos de Empleo (recursos materiales y humanos) para atender las necesidades específicas (itinerarios personalizados) de las personas en situación de desempleo de larga duración, con la creación de unidades de apoyo para este colectivo, con personal propio de orientación.

Además, hay que centrar las políticas activas a la formación. “Hay que formar a las personas desempleadas aumentando recursos y plazas; la formación para desempleados tiene que estar vinculada a la formación reglada; se debe vincular la formación a la contratación, acompañada de retribución; y que se abra la formación dual también para mayores de 45 años”. 

3) Apoyo a la contratación. Revisar el sistema de bonificaciones a la contratación. El apoyo a la contratación debe concentrarse en la creación de empleo de calidad, fomentando la contratación indefinida y a tiempo completo. La actual política de bonificaciones se demuestra como un fracaso, ya que está favoreciendo la contratación a tiempo parcial. Hay que reflexionar también sobre los colectivos que se van a ver bonificados, ya que muchas de estas bonificaciones se podrían ver sustituidas por políticas que podría implementar el Gobierno, en lugar de recurrir a las bonificaciones. 

Para la financiación de este plan, Toni Ferrer ha considerado “que no se puede hacer a base de recursos de la Seguridad Social, vaciando el Fondo de Reserva, o del SEPE, por lo que hay que cargar el gasto directamente vía Presupuestos Generales del Estado”.

“Debemos dotarnos de respuestas ante el desempleo y el paro de larga duración, tanto desde el ámbito estatal como desde las Comunidades Autónomas. Estamos en una fase de toma de posesión de los gobiernos autonómicos, y se deben introducir estas medidas en sus políticas para combatir el principal problema de nuestro país, el desempleo”. 

En este sentido, ha señalado que “con más de 3 millones de desempleados de larga duración, las acciones no se pueden demorar en el tiempo, no se pueden demorar para después de las elecciones generales. Tienen que ser para ya. La lucha contra el desempleo no puede ser una especie de excusa de las políticas públicas para ir demorando toma de decisiones”. 

COVID-19 información útil

Tiempo Libre 2020

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

  

Acuerdo2018-2020

VIDEOS

Ofertas empleo

 

  

 

  
 SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

 Guía de Servicios de FSP-UGT Asturias

 

 


ÚLTIMOS TWEETS

 

 
 

IR ARRIBA