EL NUEVO PROGRAMA DE GESTIÓN ECONÓMICA DE LOS CENTROS EDUCATIVOS AUMENTA LA CARGA BUROCRÁTICA DE LOS DOCENTES

1La carga burocrática que soportan los docentes ha ido incrementándose a lo largo de estos últimos años. El profesorado ocupa gran parte de su tiempo realizando tareas que nada tienen que ver con las funciones docentes.

El pasado 26 de noviembre se firmó el Acuerdo sobre la jornada del profesorado y el impulso de otras medidas para la mejora de sus condiciones laborales. Entre esas medidas se encontraba la constitución de un grupo de trabajo, cuyo principal objetivo debía ser la simplificación administrativa de las tareas que actualmente desarrolla el profesorado.

Con el comienzo del curso, la Consejería ha implantado un nuevo programa para la gestión económica de los centros educativos (GICE). Todos sabemos que la implementación de una nueva herramienta informática suele exigir un período de adaptación que provoca dificultades, al menos en los primeros momentos.

Pero lo que está ocurriendo con el programa GICE no es tolerable. Los centros, a través de sus secretarios y secretarias, han venido denunciando una situación que roza lo esperpéntico: el programa no ha funcionado durante semanas, lo que ha impedido gestionar en tiempo y forma las facturas a los proveedores dando lugar a incumplimientos legales y a problemas de tesorería.

Una de las quejas más repetidas ha sido la formación recibida. Calificada de insuficiente, excesivamente teórica y nada práctica. Incluso las condiciones en las que se desarrolló, a lo largo de dos mañanas y más de cien personas juntas, son criticables.

El nuevo programa exige unos conocimientos técnicos en el ámbito económico, dada la nomenclatura que utiliza, de la que carecen la mayoría de los docentes.

Otra queja recurrente es que el nuevo programa no solo no disminuye la burocracia sino que la aumenta.

Los obsoletos equipos informáticos existentes  en la mayoría de los centros educativos, tienen serios problemas para gestionar correctamente este programa.

La situación se agrava por el momento del año en el que nos encontramos. El antiguo programa de gestión económica deberá abandonarse el próximo 30 de octubre, con lo que el cierre económico tiene que realizarse en el GICE en las condiciones descritas anteriormente.

Los centros están desbordados y el profesorado que se dedica a estas tareas administrativas está viviendo con auténtica impotencia esta situación. Es urgente dar respuesta a esta problemática.

 Desde el Sector de la Enseñanza de la UGT proponemos:

-       Que se retrase la implantación del nuevo programa de gestión a enero de 2020. Esta medida permitiría cerrar de manera adecuada el actual ejercicio económico y facilitaría a lo largo del siguiente año la  necesaria adaptación.

-        Mejorar la formación que fundamentalmente ha de ser práctica y en grupos más reducidos. Han de proponerse acciones formativas en los distintos CPRs.

-       Dotar a los centros de los equipos informáticos necesarios.

 El Sector de la Enseñanza de la UGT exige que la Administración asuma los errores cometidos y rectifique.

 

Tiempo Libre 2020

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

  

Acuerdo2018-2020

VIDEOS

Ofertas empleo

 

  

 

  
 SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

 Guía de Servicios de FSP-UGT Asturias

 

 


ÚLTIMOS TWEETS

 

 
 

IR ARRIBA