Situación de la mujer en el mercado laboral asturiano

Situación de la mujer en el mercado laboral asturiano año 2014A lo largo del año 2014, a pesar de que ciertos indicadores laborales parecen dar un cierto alivio, la situación económica ha sido complicada con un elevado nivel de desempleo, el agotamiento de las prestaciones por desempleo y la menor calidad de éstas, la precarización del empleo, caracterizado por la temporalidad, los contratos a tiempo parcial y la devaluación salarial, el desigual reparto de la carga de la crisis, el debilitamiento de la negociación colectiva, acompañado de una menor protección social y una pérdida de calidad de los servicios públicos esenciales. Todo ello ha empobrecido de manera preocupante a la población. La tasa de riesgo de pobreza o exclusión social en Asturias ha aumentado en 5 puntos porcentuales en comparación con el año 2009 hasta el 23,4% en 2014.

En los últimos años se venía produciendo un avance sustancial en el ámbito de la igualdad con la incorporación de la mujer al mercado laboral, la tasa de actividad femenina ha mejorado en torno a 17 puntos porcentuales en comparación con el año 2001 y la tasa de empleo en cerca de 10 puntos. A esta mejora de la incorporación de la mujer al mercado laboral ha contribuido la aprobación de la Ley de Igualdad, que nace con el objetivo de implementar en nuestro ordenamiento jurídico la Directiva Europea, con la que se pretende cumplir el derecho de igualdad reconocido en nuestra Constitución. A nivel regional, el Acuerdo por el Empleo y el Progreso de Asturias (AEPA 2013-2015), fruto del diálogo social, recoge medidas para garantizar la igualdad en el seno de las empresas a la vez que faciliten la conciliación de la vida personal, familiar y laboral de hombres y mujeres.

A pesar de este avance, las mujeres se encuentran todavía en una situación más desfavorable que los hombres, con mayores niveles de paro, mayor precariedad laboral en forma de una mayor temporalidad y elevados niveles de inactividad, como consecuencia de la atención de labores relacionadas con el hogar. En nuestro mercado laboral existe una segregación ocupacional o división del trabajo en función del sexo, por lo que las mujeres tienden a estar ocupadas mayoritariamente en el sector terciario manteniendo muy bajos niveles de ocupación en el resto de sectores productivos, mientras que en el caso de los hombres suele estar más equilibrado. A esto se une un mayor peso en la contratación a tiempo parcial de manera que las mujeres absorben el 78% del total de ocupados a tiempo parcial.

En este enlace puedes acceder al estudio

Tiempo Libre 2020

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

  

Acuerdo2018-2020

VIDEOS

Ofertas empleo

 

  

 

  
 SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

 Guía de Servicios de FSP-UGT Asturias

 

 


ÚLTIMOS TWEETS

 

 
 

IR ARRIBA