De la ARMADA POSTAL… a los “drones” en la Isla de Cabrera

de la ARMADA POSTAL… a los “drones” en la Isla de Cabrera.Los  compañeros comerciales nos trasladaron recientemente su sorpresa por la creación de la "Armada Postal" comercial. Nadie ha explicado aún las razones de tal decisión innovadora. Hace unos días –por sorpresa también- aparece la noticia de que Correos está pensando utilizar drones para el reparto de paquetería en algunos entornos, como la isla de Cabrera, aunque matizando que la innovación tiene sus problemas porque hace mucho viento en la zona y porque además, el experimento es caro (costaría más el collar que el perro).

Se podría pensar que estas cosas forman parte de la fiebre imaginativa de algún recién aterrizado aspirante a genio de estrategia postal.

Pues no. Ambas cosas son, al parecer, algo más que una elucubración. La primera, la Armada, ya está puesta en práctica. La segunda es para tomar en serio porque proviene de la voz más autorizada de la casa, al que se le supone la mayor solvencia para hablar de estas cosas en serio, es decir, del propio Presidente de Correos. Aún y así, creemos que tales ocurrencias son más propias de algún asesor supermegacreativo que tras el difícil parto innovador se las ha colocado (sin rubor) al máximo responsable postal.

En el primer caso, un nuevo directivo vanguardista, en un rapto de inspiración creativa y después de repoblar la estructura comercial del Campo de las Naciones con conocidos externos, no ha tenido otra mejor idea motivadora que la de crear una “Armada Postal” con los gestores comerciales periféricos de las zonas. La “innovación” ha consistido en catalogar a los gestores comerciales como grumetes, cabos, sargentos o alférez de navío; con la concesión castrense de posibilitar “ascensos de escalafón”. No ha sido una ocurrencia muy afortunada. Porque en Correos esto retrotrae a tiempos difíciles y evoca malos recuerdos (la militarización de los funcionarios postales durante la Dictadura).

Por si fuera poco va un supermegaestratega y le vende una moto en forma de dron al Presidente de Correos para que se lance a la arena mediática. La imaginativa noticia sobre las ventajas del dron ha acentuado la imaginación de algunos carteros que, imbuidos de teorías innovadoras, han pensado si eso del dron no será un aviso a navegantes y que el artefacto puede ser la excusa para darle más “eficacia galáctica” al reparto, trasladando en dron a carteros en los “solapes y faroles” de un distrito a otro para soltarlos luego en la sección o como transporte entre oficinas ahorrando furgonetas. Y puestos a darle más utilidad imaginativa, como medio de enlace entre carterías y buzones de alcance.

En la noticia se señala que con este “avance” nos pareceremos al Deutsche Post (Correo alemán) lo cual queda muy estético. Pero si así fuera también cabe preguntarse si además de “en drones” no deberíamos parecernos también en derechos laborales, en sueldos, en número de empleados postales por habitante, etc. Y, por otra parte ¿es esta la mejor noticia que se tiene para ofrecer a un colectivo que sigue respondiendo con responsabilidad y con dedicación a su trabajo, a pesar de los recortes de plantilla y de la ausencia de una respuesta satisfactoria a las reivindicaciones sindicales sobre el Convenio?

UGT no tiene inconveniente en reconocerle a la persona del actual Presidente su buena voluntad y su esfuerzo para intentar situar a Correos en el lugar de importancia que le corresponde por historia, por méritos y por el rol estratégico económico y social que tiene como servicio público y como empresa; aún y a sabiendas de las dificultades añadidas de hacerlo, bajo la presión permanente de la espada de Damocles esgrimida por la SEPI, la CNMC y los lobbys postales privados.

Por la misma razón cabe decirle al Presidente que alguien le ha metido un gol (más bien un dron) por la escuadra poniéndole delante un guión futurista en un momento, cuando menos, inadecuado. Por mucho efecto/marketing que tenga la noticia no deja de ser una frivolidad en “este momento”. Una cosa es estar abierto a la innovación –en Correos los trabajadores siempre lo han estado- y otra es que aparezcan innovadores en esta casa sin haber leído a Don Miguel de Unamuno y su recomendación: “Mire usted, los experimentos hágalos con gaseosa y en su casa”.

El Presidente de Correos tiene que reflexionar. El mejor dron en “este momento” sería conseguir de SEPI/HACIENDA luz verde para un buen Convenio/Acuerdo y negociar con los sindicatos -con la mayor seriedad innovadora- un manual de buenas prácticas sobre cómo conseguir eficacia y eficiencia en Correos sin recortar derechos ni plantillas. Esto sí que sería más motivador que el dron.

Tiempo Libre 2020

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

  

Acuerdo2018-2020

VIDEOS

Ofertas empleo

 

  

 

  
 SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

 Guía de Servicios de FSP-UGT Asturias

 

 


ÚLTIMOS TWEETS

 

 
 

IR ARRIBA